Bella


IMG_20170313_095304_819En un mundo peculiar
eres distinta a las demás
Eres canto
Eres prisa
Eres lluvia que matiza
Viajas sin boleto
a galaxias de concreto
con la fuerza del metal
haces vida en la ciudad
Eres ave
Eres musa
Eres danza de burbujas
Entre el cielo y el mar
sueñas con la aurora boreal
Con tu rostro celestial
Eres belleza terrenal…

-Yuraima Angulo-

Mujer


7350

 

Mujer, en toda su expresión eres ícono de abundancia.

Próspera y fecunda como la vid, tus hijos como uvas adornan tus ramas.

Como enredadera apasionada te unes y atas al ser que amas.

Húmeda y frágil como el rocío que embriaga el jardín cada mañana.

Mujer de sal, mujer de mar, mujer de arena, enamoras al sol con tus encantos de sirena.

Como un huracán desatas pasiones, mientras escuchas el murmullo del mar en los caracoles.

Mujer que ama, mujer que espera, mujer que lucha por su quimera.

De dar sin exigir cuando de amor se trata, de vivir y soñar cuando de una mujer se habla.

 

-Yuraima Angulo-

Hora del café


Más que una tradición se ha convertido en un rito, ese cafecito a las 3:00 de la tarde.
Sola o acompañada, con o sin leche, negrito o guayoyo… Esta es la hora sagrada, que hace la división de la jornada… Es como ese punto de quiebre del día. A.C (Antes del café) y D.C (Después del café).
En tiempos de crisis se ha convertido en una exquisitez, en un lujo, y prepararlo de forma tradicional no tiene precio…
Hace poco una viuda a cuyo esposo le presté asistencia en sus últimos días, me invitó a tomar un cafecito, con gusto acudí.
Tuve el placer de deleitarme con su taza de café con leche, y le comenté que estaba exquisito. Ella con una sonrisa me dijo: – “Dra. le presento el café Paraguanero”. Sin mucho que pensar le pregunté su receta. De inmediato me la dijo, como si fuese un secreto de confesión.

Hasta el sol de hoy la sigo aplicando con buenos resultados…
Una tarde mi hijo me espiaba mientras lo preparaba y desde ese día se ha convirtió en cómplice del secreto del “café paraguanero”.

Dicen que el alumno siempre supera al maestro y que la ley comienza en casa. Por eso en esta casa la hora del café se respeta, y muchas amistades se presentan a esta hora, como quien no quiere la cosa…

 

-Yuraima Angulo-

El miedo a la caída


 

la_insoportable_levedad_del_ser” Quería velar por ella, defenderla, disfrutar su presencia, pero no sentía la necesidad de cambiar su estilo de vida.Por eso no quería que se supiera que Teresa dormía en su casa.Dormir juntos era, en realidad, el corpus delicti del amor.! ..” Aquel que quiere permanentemente “llegar más alto” tiene que contar con que algún día le invadirá el vertigo. ¿ Qué es el vértigo? ¿El miedo a la caída? Pero ¿Por qué también tenemos vértigo mirador provisto de una valla segura? El vértigo es algo diferente a al caída.El vértigo significa que la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer, del cual nos defendemos espantados””Para él la música es una liberación : Lo libera de la soledad” “.-¿Y por qué no utilizas nunca tu fuerza contra mi? – Porque amar significa renunciar a la fuerza –

Fragmento tomado de: “La insoportable levedad del ser”. Milán kundera.

Equilibrio


guardar-el-equilibrio

En la vida todo parte de el principio del equilibrio. Existen los extremos y también existen los extremistas… Si comenzamos desde lo más básico que son los colores, nos encontramos con el negro y el
blanco, como punto de partida de toda la escala. Si a las estaciones nos referimos, existe el verano pero también el invierno, y asímismo los períodos: seco y lluvioso.

Ahora bien, si profundizamos un poco, interiorizamos, y nos vamos a la parte subjetiva e invaluable existen los llamados sentimientos. Los  podemos encontrar como una enorme red tejida,  en cuyos extremos  encontramos el amor y el odio, y el centro es nada menos que nuestra historia,  entrelazada por una  multitud de nudos que simbolizan la diversidad de sensaciones que hemos experimentado a lo largo y ancho de nuestra vida.

De ahí parte la teoría de que debemos vivir en un estado de constante equilibrio. Asumiendo que  donde terminan los derechos del otro comienzan los nuestros. Para darnos cuenta de una vez por todas, de que en la vida no existe la alegría absoluta ni la tristeza perpetua, en resumidas cuentas existe una palabra hermosa llamada “instante” y que este va de la mano con el equilibrio.

Nada es eterno, todo es efímero. Lo que realmente nos enriquece son esos pequeños instantes de felicidad que vivimos al lado de esas personas que amamos y que nos llenan. Que día a día se convierten en héroes y heroínas al sacar de ti, tu mejor sonrisa… Que a pesar de nuestros errores y fallas, permanecen y persisten a nuestro lado. Soportando lo insoportable de nosotros y tolerando lo intorelable.

Somos humanos, somos afines, somos débiles, somos frágiles. Pero también somos fuertes, somos firmes, somos conscientes y pensantes. Estamos capacitados para dar y recibir amor. Todos poseemos ese don llamado inteligencia, que nos permite salir adelante y superar nuestros altibajos.

Sin olvidar nunca la ley de la vida que dice: que recibiremos en la medida que nos demos. Que más que ley es una constante… Por eso procura dar lo mejor de ti y verás lo mejor de todos los que te rodean. Día a día dibuja una versión mejorada de ti y aplícala, ponla en práctica. Construye una atmósfera de paz donde puedas respirar amor. Aparta de ti todo lo que te afecte, todo lo negativo y enfócate en ser mejor, en ser tú mismo.  Concéntrate en tus metas, en tu familia, en las personas que amas, pero nunca olvides establecer el equilibrio en todas tus acciones.

Ama y deja te amar…

-Yuraima Angulo-

Collage


collage

Aún sigo aquí

rota a ratos

contemplando mis pedazos.

Día a día me reinvento

ensamblando pequeños trozos de mí…

y observo  los resultados.

Busco matices

tratando de opacar el gris

que oscurece el paisaje.

Sin embargo

en ocasiones florecen las heridas

y sangran como uvas que caen de la vid.

Entonces ya son dos tonos

rojo y gris

calor y frío.

Así pues, voy indagando mi vida

y descubro el claroscuro

las sensaciones y  los aromas.

Descanso y respiro

tomo una bocanada de aire

y siento entrar el oxígeno  a mis pulmones.

Perdono, olvido y pienso

veo mis trozos en el suelo

como un gran rompecabezas.

Cada pieza es una historia

voy atando cabos

y logro armar una nueva pieza.

Me coloco frente al espejo

y me miro fijamente

diciéndome a mí misma:

«Amáte,

eres única,

muéstrale al mundo

esa sonrisa de collage».