Mi último año binario.


Hoy desperté con el corazón palpitante, como quien es arrancada de un sueño.

Veo la hora en mi teléfono y son las 10:00am del día 10, del mes 10, de este particular año 2010. Busco un artículo de prensa para leer, como fiel costumbre de todos los domingos aburridos,  me tropiezo con  el siguiente titular:  “10/10/10: Una combinación que se da solo una vez cada cien años”.

Reviso los cumpleaños del día y felicito a los afortunados. En cierta página, que ha dejado de agradarme, me enviaron una solicitud que me invita a abrir  “una tal galleta de la fortuna”. Aún no la he abierto, ni lo haré, porque no creo en supersticiones, ni en pajaritos preñados.

No creo en las casualidades, ni en el azar, tal vez, en el sensual perfume que diariamente vierten al cielo, los azahares. Quizás en esa fragancia indescriptible, que me acompaña todos los días cuando escribo mirando el jardín, imaginando tu forma de sonreír.

Sé que será mi único año binario, porque no soy ni hija, ni nieta de Matusalén, para alcanzar 136 años de experiencia en esta carrera de la vida.

A pesar de que mi “yo” está en temporada de invierno, sigo pensando en todos los momentos binarios de mi vida, siendo los mismos muy agradables: Cuando leí Cien años de Soledad tenía solo 10 años. Luego tuve que leerla en varias oportunidades, para comprender lo que la inocencia había pasado por alto.  Desde ese primer día, se despertaron mis sueños y aprendí a amar mis soledades.

Como cualquier escolar jugué “la vieja”  con todos mis amigos, hasta desgastar lápices y cuadernos. Luego, en el bachillerato era toda una sensación, escribirnos cartas “en clave de Morse”, a nadie le faltaba en el morral, su alfabeto plastificado.Se dibujaban muchas sonrisas en los momentos de las traducciones.

En la universidad tenía un día bueno, otro malo, pudiese interpretarse esto, como “una sensación binaria”. Así sucesivamente la vida se adapta a los números, mientras yo todavía sigo en el intento de adaptarme a ella.

Para todos los que me leen y para los que no también: ¡Feliz día binario!

Ah, Se me olvidaba, hoy es día de la Salud Mental así que “felicidades por partida doble”.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s