Clandestinos


Día a día, entre el polvo y la lluvia ellos se esconden.

Se escapan del mundo como criminales, a sabiendas de que todos lo saben.

Encuentros fortuitos, inicialmente en las heladas madrugadas. Hoy, la noches se hacen insuficiente.

Desean conocer sus rostros con la luz del amanecer. Ansias de compartir sonrisas, entre tazas de café. Sábanas gastadas de tanta soledad.

En sueños poblaron la luna nacarada. Se deslizaron entre caricias, en las ausencias del desierto. Se hundieron en el mar,  intercambiando besos con sabor a sal.

Son sombras con vida en las entrañas. Con piel ardiente.  Con ojos que profanan.

Ellos no saben cual será su designio. Tampoco parece importarles. Se aman con el día a día.

Dejan la conciencia sobre la mesa de noche. La recogen al amanecer.

Viven la vida como si no ha pasado nada. Cuando se extrañan, vuelven a caer.

Amor clandestino,  siempre será igual a amor sin destino.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s