Despedida


Amargos presagios

embisten la tarde de la despedida.

El cielo se agrieta

brotan cristales de lluvia.

Se anticipa el canto

de las golondrinas.

Hojas secas levitan

con la brisa del otoño.

Manos sudorosas

se desbordan en angustia.

Llegó el día

de lo inevitable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s