Perdida


Luego de regresar de ese largo túnel gris, me encuentro aquí, enclavada en mi silla. Con la mirada perdida, contemplando mi pequeño universo.

Solía cuestionar a la vida constantemente.  Hoy  puedo admitir con propiedad, que nuestro futuro está escrito. Muchas veces incierto, muchas veces  injusto, muchas veces con un propósito.

He dejado de creer en la casualidades, para creer en las señales. Esas de las cuales hacemos caso omiso, por creernos omnipotentes y dueños de nuestras vidas.

En el medio de la tormenta, muchos nos hacemos creyentes.

Cuando ves que la vida se apaga. Cuando sientes que tu cuerpo encierra la fragilidad de una botella.Cuando todo se escapa de tus manos. No tienes otra elección. Creer.

Aún mi mente se encuentra en esa fase confusa.

Fueron ocho días de debatir contra la muerte. Ocho días de angustia. Ocho días de aprendizaje. Ocho días donde sentí el amor de esas personas tan cercanas a mi, que nunca me abandonaron.

Por ellos luché, por ellos sigo aquí.

Hoy, agradezco inmensamente a Dios, por esta nueva oportunidad. También a la vida por haberme dado tanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s