Código.


Una mañana, dio la orden de alto al fuego. Con mis mares apagué el deseo. Me volví marea, también tormenta. Yo me pregunto: ¿Quién se desprendió primero?

Nos hemos convertido en impredecibles, en indescifrables. Un código binario. Donde tú quieres ser el uno, sin entender el valor el cero.

Fui parte del juego, al convertirme en nada.  La nada que castiga, que hiere. Una nada similar a la de la historia interminable. Una historia que culminamos día a día, sin terminar de comenzar.

Déjame llorar mi soledad. Deseo romper nuestro mundo. Con una lágrima será suficiente. Es necesario reconstruirnos. Renacer.

Un único camino. Olvidarnos o perdonarnos. Decide tú, en fin, elegiste ser el uno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s