El árbol sagrado


La ceiba como árbol sagrado. Eleva al mundo con sus frondosas ramas. Sus raíces se dirigen al inframundo, para escuchar en silencio las voces de los espíritus. Su copa gobierna al cielo.  Guía el viento por los cuatro puntos cardinales. Hoy lo invita a el sur.

Moramos en su tronco, como almas latentes. En ocasiones, mediante impulsos descendemos hacia sus raíces, queriendo escuchar la voz  de la muerte. Otras veces nos elevamos ciegamente. Buscando alcanzar su copa. Escuchamos el latido del viento, invitándonos desde los cielos a buscar la eternidad. Somos agua. Somos savia. Somos energía, que circula por el árbol del la vida.

Durante su juventud el árbol sagrado, es vulnerable. Posee afiladas espinas. Las utiliza para defenderse del resto del universo, cuando se le desploma encima.

El reino de la ceiba, paraíso húmedo. Se rige por el deseo de vivir. Desea hacerse sentir. Se le escucha respirar fuertemente, cuando un pájaro se posa en sus ramas. Lo aloja con su sombra. Percibe  su necesidad de oxígeno. Intercambian aire y canto. Oxígeno y música.

La ceiba como árbol central del bosque. Gobierna en silencio con su extraña belleza. Un hermoso pájaro cantor, se ha posado sobre una de sus ramas. Ella mira con recelo al desconocido. Puede leer en sus ojos la necesidad del abrazo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s