Acerca de la herida y el fin del mundo.


Cómo mentir y decir que me dueles,

si ya la herida no está.

No puedo afirmar con propiedad,

si la herida sanó o cambió de lugar,

o de forma,

o nunca estuvo.

Si  tan sólo pudiera visualizar la cicatriz,

pero no hay evidencias.

Dentro de este  mundo paralelo,

nada duele.

Veo mi colección de fósiles y me pregunto que intentan decir.

Quizá me equivoco  al juzgarlos,

porque nunca han intentado decir nada,

y  lo único que desean es permanecer,

y recordar nuestro origen.

Cómo sentarme a esperar el fin del mundo,

si  desconocemos nuestro génesis.

Si yo callo,

hasta los fósiles gritaran,

y si gritan cruzaré las piernas,

porque ya nada duele.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s