Te dedico


I

Al dedicar, las palabras dejan de ser letras para convertirse en flores.

Al dedicar, el óleo nos deja ebrios a trementina y las imágenes hablan sin piedad.

Al dedicar, la guitarra devora tus manos con sus cuerdas y tu voz se transforma en ofrenda a el amor.

II

Te dedico mis manos bañadas de tinta.

Te dedico mis ojos llenos de ti.

Te dedico mi espalda en blanco para que tú la escribas.

Te dedico mis labios con sabor a agonía.

Te dedico la luna, ella la culpable de toda mi locura.

Te dedico el mar, es quien me lleva y me trae de vuelta.

Te dedico mis noches latentes de humedad.

Te dedico mis amaneceres con el sabor amargo de tu ausencia.

Te dedico todo lo que no tengo y cuanto tengo te dedico.

 

***

“Pongo estos seis versos en mi botella al mar

con el secreto designio de que algún día

llegue a una playa casi desierta

y un niño la encuentre y la destape

y en lugar de versos extraiga piedritas

y socorros y alertas y caracolas.”

 

MARIO BENEDETTI

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s