Excusa


Es la hora de buscarte en los extremos.

Despertar en tu mundo sin color.

Contemplar el amanercer desde tu ventana.

Disfrutar del paisaje que tus manos emanan.

Pensarte a deshora.

Escribirte:

esa divina excusa que aviva la demora.

 

Anuncios

Siempre


Escribir un siempre

en tus labios de nunca.

Pronunciar un siempre

y dejarlo caer…

Verlo en el suelo

tocar cada uno de sus pedazos.

Aunque a veces duela.

Aunque tu alma lastime.

Contemplarlos.

Rotos.

Como tú.

Como yo.

Como nosotros.

Verte a los ojos

con una mirada de adiós.

Sin decir nada.

Dedicarte mi espalda marcada.

Mientras me alejo.

Mientras llora el cielo.

Mientras gritan los cuervos.

Porque siempre sabrás

que a pesar de haberme ido

a tus pensamientos regreso.