Equilibrio


guardar-el-equilibrio

En la vida todo parte de el principio del equilibrio. Existen los extremos y también existen los extremistas… Si comenzamos desde lo más básico que son los colores, nos encontramos con el negro y el
blanco, como punto de partida de toda la escala. Si a las estaciones nos referimos, existe el verano pero también el invierno, y asímismo los períodos: seco y lluvioso.

Ahora bien, si profundizamos un poco, interiorizamos, y nos vamos a la parte subjetiva e invaluable existen los llamados sentimientos. Los  podemos encontrar como una enorme red tejida,  en cuyos extremos  encontramos el amor y el odio, y el centro es nada menos que nuestra historia,  entrelazada por una  multitud de nudos que simbolizan la diversidad de sensaciones que hemos experimentado a lo largo y ancho de nuestra vida.

De ahí parte la teoría de que debemos vivir en un estado de constante equilibrio. Asumiendo que  donde terminan los derechos del otro comienzan los nuestros. Para darnos cuenta de una vez por todas, de que en la vida no existe la alegría absoluta ni la tristeza perpetua, en resumidas cuentas existe una palabra hermosa llamada “instante” y que este va de la mano con el equilibrio.

Nada es eterno, todo es efímero. Lo que realmente nos enriquece son esos pequeños instantes de felicidad que vivimos al lado de esas personas que amamos y que nos llenan. Que día a día se convierten en héroes y heroínas al sacar de ti, tu mejor sonrisa… Que a pesar de nuestros errores y fallas, permanecen y persisten a nuestro lado. Soportando lo insoportable de nosotros y tolerando lo intorelable.

Somos humanos, somos afines, somos débiles, somos frágiles. Pero también somos fuertes, somos firmes, somos conscientes y pensantes. Estamos capacitados para dar y recibir amor. Todos poseemos ese don llamado inteligencia, que nos permite salir adelante y superar nuestros altibajos.

Sin olvidar nunca la ley de la vida que dice: que recibiremos en la medida que nos demos. Que más que ley es una constante… Por eso procura dar lo mejor de ti y verás lo mejor de todos los que te rodean. Día a día dibuja una versión mejorada de ti y aplícala, ponla en práctica. Construye una atmósfera de paz donde puedas respirar amor. Aparta de ti todo lo que te afecte, todo lo negativo y enfócate en ser mejor, en ser tú mismo.  Concéntrate en tus metas, en tu familia, en las personas que amas, pero nunca olvides establecer el equilibrio en todas tus acciones.

Ama y deja te amar…

-Yuraima Angulo-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s