Hora del café


Más que una tradición se ha convertido en un rito, ese cafecito a las 3:00 de la tarde.
Sola o acompañada, con o sin leche, negrito o guayoyo… Esta es la hora sagrada, que hace la división de la jornada… Es como ese punto de quiebre del día. A.C (Antes del café) y D.C (Después del café).
En tiempos de crisis se ha convertido en una exquisitez, en un lujo, y prepararlo de forma tradicional no tiene precio…
Hace poco una viuda a cuyo esposo le presté asistencia en sus últimos días, me invitó a tomar un cafecito, con gusto acudí.
Tuve el placer de deleitarme con su taza de café con leche, y le comenté que estaba exquisito. Ella con una sonrisa me dijo: – “Dra. le presento el café Paraguanero”. Sin mucho que pensar le pregunté su receta. De inmediato me la dijo, como si fuese un secreto de confesión.

Hasta el sol de hoy la sigo aplicando con buenos resultados…
Una tarde mi hijo me espiaba mientras lo preparaba y desde ese día se ha convirtió en cómplice del secreto del “café paraguanero”.

Dicen que el alumno siempre supera al maestro y que la ley comienza en casa. Por eso en esta casa la hora del café se respeta, y muchas amistades se presentan a esta hora, como quien no quiere la cosa…

 

-Yuraima Angulo-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s